miércoles, 14 de mayo de 2014

¿ Y CUAL ES LA VOLUNTAD DE DIOS?

   

     Al siguiente día, en el almuerzo la imagen de Joaquín tomó mi mente. Veía su rostro de tristeza
     y sentí que un dolor que  le carcomía por dentro. Aquella espina ya no solo clavaba mi alma. 
     Me estaba desgarrando el pecho y saliendo a través de mi espalda.

     El dolor era  inexplicable.  Era un dolor del corazón, un dolor del alma, un dolor que tan solo al ver
     la imagen de Joaquín en mi mente me hacia desfallecer por dentro.

     Sentí que  a pesar de todo, lo amaba y mientras más lo amaba ese dolor era más intenso
     por ser un amor sin esperanzas. Joaquín era esclavo del sexo.... ese era su principal pasión
     y razón de vivir. Algo que no solo destruía su alma y corazón, si no que también destruía a otros.
     
     - Francisco... ¿Qué te pasa ?... ¡Estas pálido! - me preguntó madre Magdalena preocupada.
    - No es nada, tan solo me duele el pecho. 
    - Seguro que has vuelto a fumar - Me reprochó.

    - ¿Amas a Joaquín? - Preguntó aquella voz.
     - Esto duele - fue lo único que pude responder mentalmente.

    - ¿Amas a Joaquín? - Preguntó de nuevo.
    - Esto tan solo duele - Respondí.
 
   - ¿Amas a Joaquín? -  Preguntó sin darse por vencido, y ya no pude más, y empecé  a llorar del dolor
      y de la impotencia porqué sentía que a pesar de todo  estaba muriendo de amor por Joaquín.

   - ¿Qué te pasa? - Me preguntó de nuevo madre Magdalena
   - ¡Esto duele demasiado! - Le dije con mis ojos llenos de lágrimas.

   - Recemos el Padre Nuestro - dijo ella - De esa  manera se calmara un poco tu dolor,
      hasta que Marcos te traiga un médico.
     Empecé a rezar el "Padre nuestro" pidiéndole a Dios que me saque de aquella agonía,
     pero al momento de llegar a la frase: "Que se haga tu voluntad",
     me quede en silencio, porque al parecer  su voluntad me parecía muy dolorosa y aquella voz habló y  dijo: 
   
-    "Hombre de poca fe, ora por ti".

1 comentario:

  1. ¿AMAS A….? Tres veces Jesús le preguntó a Pedro, Tres Veces Pedro contesto afirmativamente. Luego Tres veces Pedro lo negó.

    ResponderEliminar