jueves, 22 de mayo de 2014

TOMO TU LOCURA A CAMBIO DE MI TRISTEZA

Tomás sintió unos pasos que caminaban por la Iglesia. El pensó que era alguno de sus acusadores y no regreso a ver.  Tan solo apretó sus manos y en oración le pidió al Creador que calme su suplicio.

- Quisiera tomar toda tu locura y darte mi tristeza - dijo una voz conocida para Tomás.
- Toma mi cruz - le dijo Tomás al verlo. 

- He llevado tu cruz  y la mía por toda mi vida - le dijo Renzo.
- No la llevaste, te ibas a casar - le reclamó Tomás. 

- Tú te casaste primero, y con Dios - le increpó Renzo.
- Fue mi decisión y así no hago mal a nadie.- dijo Tomás firmemente. 

- ¿Qué vas hacer ahora?
- Depende...

Renzo entendió lo que Tomás le quería decir.

- ¿Dejarías los hábitos por mí?
- ¿Dejarías a tus  padres, tu status, tu apariencia por mí? - le preguntó Tomás.



Los dos quedaron por un momento en silencio, hasta que Renzo viendo hacia el crucifijo que estaba sobre el altar hablo:

- ¿Por qué a Jesús se lo ve tan triste?
- Porque así es como tú lo quieres ver. 

- Nunca he visto una imagen de Jesús alegre, siempre lo veo con cara de pena o cara de bobo.

Tomás se rió. - Jesús no era así. Es la Iglesia la que ha hecho esa imagen de él. - Además en la Iglesia son racistas - le dijo Renzo.

- ¿Por qué?
- En la mayoría de casos Jesús es blanco, pelo claro y ojos azules. 

- Y eso que no has visto al Divino niño.
- ¿Quién es? 

- Es un guagua precioso, blanco, rubio y  de ojos azules.
- ¿Acaso fue Jesús así? 

- Para nada. En Palestina, no son así - le dijo Tomás.

Renzo empezó a caminar hacia el altar. - Creo que Jesús debe haber sido un hombre alto, fornido, muy apuesto, fuerte de carácter, coqueto con las mujeres, tierno con los hombres, bromista con los apóstoles, juguetón con los niños y ponía en el puesto a los hipócritas.

- Además tenía un apóstol que era gay - le dijo Tomás. 

- ¿Noooo? - dijo Renzo.
- Siiiiii - le dijo Tomás 

- ¿Quién era?
- Juan 

- ¿Cómo lo sabes?
- Me lo dijo Padre Francisco. 

- ¿Quién es él?
- Es un teólogo moderno, estudio en Italia y es el  visitador de la comunidad. 

- Me gusta la idea. - dijo Renzo - Jesús ando con los rechazados, es por eso que debe haber elegido a Juan.
- Juan fue el apóstol a quien Jesús más amo y Juan amo tanto a Jesús, que cuando lo apresaron, todos los apóstoles heterosexuales salieron corriendo y se fueron muertos de miedo a esconderse, mientras que Juan estuvo con Jesús hasta su muerte. 

- A él no le importo el resto - le dijo Renzo.
- Cuando un hombre ama a otro hombre, no le importa nada.- le dijo Tomás, 




- Así te amo yo - le dijo Renzo.

Tomás lo miró con gesto de ternura y le preguntó:


- ¿Estas dispuesto a cargar tu cruz conmigo?
- Tu amor, es mi cruz y tu cruz es mi condena. - Respondió Renzo dándole un beso en la frente. 

- Quiero condenarme contigo.
- Deja todo esto y ¡Vámonos! - le propuso Renzo. 

- No tenemos dónde ir.... 

- Tengo guardado algún dinero. Iremos a Quito y conseguiré trabajo. Tú también lo conseguirás, mientras tanto arrendaremos un departamento pequeño. ¿Aceptas  mi propuesta? 

- Sí - respondió Tomás.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario