jueves, 29 de mayo de 2014

LA LEY DEL MONO

El me señaló tres figuras de monos que estaban en un estante. 

Un mono estaba tapado los ojos, el otro tapaba con sus manos sus oídos y el último tapaba con sus manos su boca.



- ¿Conoces aquella figura? - me preguntó.
- La ley del mono - le respondí. 

- ¿Qué significa? 
- No he visto nada, no he escuchado nada y no diré nada. 

- En el mundo de las religiones, esta ley funciona de maravilla.
  Cuando investigues un grupo, guardaras esta ley, pero a nosotros nos dirás todo.

- ¡Sé fiel! - me dijo Laurentino. - Para nosotros la fidelidad es básica.
   "El que es infiel en lo poco, es infiel en lo  mucho". La infidelidad duele. 

Si tú nos eres infiel, nos dolerá pero lo dejaremos en tú conciencia.
No nos referimos a la fidelidad sexual, esa no existe.  Nos referimos a la lealtad.

- Todos hemos pasado por tu entrenamiento. Tenemos cierto grado de paranormalidad - me dijo Rafael
- Y hemos sido entrenados en  estos aspectos. – Enfatizó Laurentino.

- ¡Descubrirás cosas que jamás te imaginaste! - dijo Cornelio.
- ¡Aprenderás cosas que jamás nadie te las enseñará! - me dijo Rafael. 


- Iras a lugares donde algunos no han llegado - me dijo - Roberto.
- Y sobre todo descubrirás cual es el lado oculto de ti mismo - me dijo Laurentino. 

- Al Momento que sobrepases los límites que la mal llamada sociedad te ha puesto, las cosas que el resto llama “reales” te parecerán una tontería y lo increíble te parecerá normal. 

- ¡Bienvenido al mundo de las apariencias! - me volvió a decir Roberto.
- ¡Bienvenido! - dijeron todos en coro.

5 comentarios:

  1. na definición frecuentemente utilizada en la literatura científica es la de James E. Alcock (1981):2
    Un fenómeno paranormal es aquel que:

    No ha sido explicado en términos de la ciencia actual.
    Únicamente se puede explicar mediante una amplia revisión de los principios de base de la ciencia.

    No es compatible con la norma de las percepciones, de las creencias y de las expectativas referentes a la realidad.

    ResponderEliminar
  2. Que resulte inexplicable por las ciencias establecidas es condición necesaria para la estimación de un fenómeno como "paranormal", pero no es condición suficiente; tales efectos deben presentar además rasgos propios, específicos, que los distingan y aparten de los fenómenos naturales, tanto normales como anómalos, cuyo dinamismo se ajusta a las relaciones de variables conocidas o utilizadas por la ciencia oficial. Sería más precisa, en cuanto a esos rasgos específicos, la siguiente definición de Charles Richet: “Es característico del hecho metapsíquico, cualquiera que sea, el que parece ser debido a una inteligencia desconocida (humana o no humana). (...) Parece que son debidos a fuerzas inteligentes desconocidas, comprendiéndose en las mismas los sorprendentes fenómenos intelectuales de nuestras inconsciencias. (...) las fuerzas que determinan los presentimientos, las telepatías, los movimientos de objetos sin contacto, las apariciones y ciertos fenómenos mecánicos y luminosos, no parecen ser ciegas e inconscientes como el cloro, el mercurio y el sol. (...) dijérase que están dotados de entendimiento, voluntad, intenciones, que quizás no son humanas, pero que en todo caso se parecen a las voluntades e intenciones humanas. La intelectualidad, o sea la elección, la intención, decisión conforme a alguna voluntad personal, no conocida, constituye el carácter de todo fenómeno metapsíquico.”4 (El término "metapsíquico" equivale aquí a "parapsicológico").

    ResponderEliminar
  3. Primer grupo: Fenómenos paranormales llamados "de conocimiento", caracterizados por la "obtención de información sobre el mundo exterior al margen de los canales sensoriales comunes".8 Son ejemplos los siguientes fenómenos, llamados de "percepción extra-sensorial" (PES): la telepatía (comunicación o transmisión de contenidos de mente a mente, pero también entre hombre y animal y entre animales), la precognición (conocimiento de sucesos futuros libres), la retrocognición (conocimiento de sucesos pasados ignorados por el sujeto) y la simulcognición (conocimiento de hechos que tienen lugar en distinto espacio, en la misma unidad de tiempo). La radiestesia y telerradiestesia, la psicometría y las llamadas "mancias" estarían también incluidas, como fenómenos en los cuales la presencia o la utilización de muy diversos objetos excitarían presuntas facultades de PES en sujetos "dotados" o "paragnostas" (quiromancia, cristalomancia, cartomancia, cafemancia, ornitomancia, acutomancia, dominomancia, rabdomancia, astrología...).

    ResponderEliminar
  4. Segundo grupo: Fenómenos paranormales llamados "de efectos físicos", en los que -siempre según sus estudiosos- se producen "efectos objetivamente detectables en el mundo exterior al margen del marco de las influencias energéticas conocidas (...): efectos mecánicos tales como el movimiento de objetos a distancia, sin el concurso de ninguna fuerza física detectable (telekinesis y psicokinesis), efectos antigravitacionales (levitación), cambios en el estado de la masa (materialización), transformaciones de energía (cambios de temperatura, producción de sonidos diversos y efectos electromagnéticos que se originan sin ninguna causa física conocida), y la influencia que ejerce aparentemente la concentración mental sobre reacciones químicas y sobre procesos biológicos".9 La literatura especializada recoge como ejemplos de fenomenología para-física, entre otros, además de los citados: la fantasmogénesis, la bilocación y la espectrogénesis; los aportes y la hiloclastia: apariciones y desapariciones de objetos que parecen surgir "atravesando" materia sin dejar señal; los "raps" (golpes); la clariaudiencia: audición directa de voces para las que no se detecta causa u origen físico; la hoy llamada "transcomunicación instrumental", que incluiría la psicofonía o parafonía y la psicoimagen o paraimagen; la ideoplastia o teleplastia: aparición de figuras y signos en medios físicos; el doblamiento de metales; la combustión espontánea; la psicofotografía (plasmación fotográfica voluntaria de contenidos imaginados); los "extras" (aparición en placa de elementos no presentes al realizarse la fotografía), etc. Asimismo, se incluyen efectos para-biológicos, entre los que se encuentran: las experiencias extra-corpóreas; las formaciones ectoplásmicas, con posible inclusión en ellas de los fenómenos de transfiguración; la dermografía y, dentro de esta, la estigmatización; la transfixión; así como fenómenos para-higiénicos: varias formas de diagnóstico y terapia paranormales, entre las que destacan, por ejemplo, las atribuidas a los llamados "psicocirujanos" filipinos y brasileños, etc.

    ResponderEliminar
  5. Esoterismo, ocultismo, teosofismo, espiritismo, brujería, vudú, satanismo, etc. son contextos doctrinales en los que parece haberse registrado una variada fenomenología paranormal, la cual, por otra parte, está presente también en todas las grandes religiones (así, por ejemplo, la que aparece relatada en varios libros de la Biblia o en textos dentro del budismo o del lamaísmo, etc.) y místicas. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que interesa a la Parapsicología y pretende la verificación y definición precisa de los fenómenos paranormales objetivos, aislándolos, en tanto que hechos, del contexto teórico interpretativo en que, cuando es el caso, surgen o se producen.

    ResponderEliminar