jueves, 29 de mayo de 2014

EL QUE DEJA TODO POR MÍ, YO LE DEVOLVERÉ EL CIENTO POR UNO



- ¡Hermanos!... ha llegado el momento de demostrar nuestra gratitud con Jehová. - Gritó animosamente el conductor del culto "Verbo", una nueva organización cristiana que venía desde Miami.

- ¡Den lo que más tengan!.. Recuerden que al que da, Dios le devuelve el ciento por uno.
    Así dice la Biblia.

- ¡Amen! - respondieron la mayoría y empezaron a dar. Las canastas se llenaron de dinero. 

El lavado cerebral resultó. La frase fue cambiada.

"El que deja todo por mí yo le devolveré el ciento por uno".

Luego un  pastor gringo habló - ¡Hermanos!... he conversado con Dios y me ha pedido que oremos por nuestro hermano Jimmy Swagart. El ha caído en la tentación del demonio. El es un elegido de Dios y Satanás con sus garras le ha querido tentar.

- Y él se dejó - pensé yo y me reí interiormente. 

El negocio de Jimmy Swagart se fue a la quiebra. El habló tan mal de su competencia, otro predicador de las Iglesias eléctricas. Su competencia lo investigó y descubrió que la debilidad de este supuesto santo pastor eran las prostitutas.

Verbo era una de aquellas nuevas iglesias que venía a Ecuador. Objetivos claramente políticos, ya que uno de sus miembros fue presidente de Nicaragua y mando a matar a varios de los denominados insurgentes, por el miedo al comunismo. Parece que en este caso usan a Jesús, para que se vuelva político y ataque a todo lo que sea color “rojo”.

Una de las principales características de estas iglesias al estilo pentecostal, es decir... todo es un show...
es que sus pastores o pastoras, que en su mayoría son gringos, tienen la cualidad de tener conexión directa con Dios. Siempre hablan con él.   En la mayoría de casos este Dios nunca les recomienda seguir los preceptos de Jesús como ayudaras a otros, seras solidarios, no robaras, serás honrado..  A lo contrario,
este Dios siempre esta sediento de diezmos para expandir su Iglesia y sobre todo, hagan lo que hagan los políticos de los Estados Unidos, siempre este Dios les apoya. 

- Francisco... ¡No me dejan casarme! - me dijo Jaime a la salida.
- ¿Por qué? 

- El padre de mi novia es diplomático y el mío es militar.
- ¿Y eso que tiene que ver? 

- El padre de mi novia dice que no estamos a su mismo nivel social y económico.
- ¿Qué dicen los de la Iglesia? 

- Apoyan al padre de ella porque es el que más diezmos da.
- ¿Son clasistas? 

- Para nada... - Dijo Jaime jocosamente.

-Cuando  tenemos que ir a las reuniones para jóvenes.
  Mi novia va a la del Quito Tenis porque allí se reúnen los de clase alta.
   Nosotros iremos a la de la Rumipamba porque allí se reúnen los de clase media
   y el resto ira a las reuniones de la Magdalena en el sur  porque allí se unen los de clase baja.

- ¡Vamos a la de clase alta! - Le reté.
- No podemos. Los pastores consideran que no nos debemos  mezclar entre clases sociales porque así existe una mejor comprensión y afinidad.   

- ¿Consideras a esto cristiano?
- No.  

- Entonces porque sigues aquí.
- Por ella. 

- ¿Quiere ella casarse contigo?
- Ella respeta lo que diga su padre y su pastor. 

- Entonces no te quiere.
- ¿Crees tu eso? 

- Sí, lastimosamente tú no eres del jet set.
- Francisco, es preferible que me vaya de aquí. 

- Yo también pienso lo mismo y quiero irme breve
- ¿Porqué? 

- Los supuestos miembros del jet set  me están mirando de pies a cabeza, parece que no les gusto mi pobre vestuario. 

- Tu vistes bien - me dijo riéndose - te espero en la reunión de jóvenes.
- No creo que vaya. 

- ¿Por qué?
- Me de aburrir, todos se los ve tan buenitos. 

- ¡Parecen buenitos!, pero para una critica y un chisme, son número uno.
   No son normales como los dos - me dijo él riéndose.
 


El robo en ciertas iglesias a través del diezmo 




No hay comentarios:

Publicar un comentario