viernes, 30 de mayo de 2014

DIOS NO QUIERE QUE EL SER HUMANO SUFRA


Era un miércoles a las 9 de la noche  en que Camila dejó de respirar en la habitación de la clínica. Los doctores y enfermeras vinieron enseguida en su auxilio. A los pocos segundos Camila volvió a respirar y seguir con vida artificial.

- ¡Dejen que ella muera en paz! - dijo madre Rosalía desconsolada.
- Haré todo lo posible porque ella viva - replicó Inés. 

- Lo único que estas haciendo es alargar su sufrimiento - Dijo madre Rosalía en tono de desesperación.
- Esa es la voluntad de Dios - dijo Inés. 

- Dios no quiere que el ser humano sufra - dijo madre Rosalía enfáticamente.




________________________________________________________________________


Era un jueves a la 9 de la noche. Estaba solo en la habitación cuidando de Camila. El resto se fue a cenar. Parecía como si la misma escena se volvía a repetir a la misma hora del siguiente día. Camila abrió los ojos por un minuto, lágrimas salieron de ellos y al minuto los cerró y dejó de respirar. Me cercioré de que su respiración haya cesado. Luego toqué su pecho y noté que su corazón había dejado de latir. Una vez que estuve seguro que Camila había muerto. Llame al Doctor.

________________________________________________________________________

Después del funeral apareció Mariana, quien nos dijo - Una semana antes, mi abuelita me dijo que si ella moría todo lo que esta en su departamento es mío...

La guerra de herencias se armó. Ese momento decidí que estaba de más en esa casa y pensé que debía salir lo más rápido posible. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario