sábado, 24 de mayo de 2014

AYÚDATE QUE YO TE AYUDARÉ

- Estoy seguro de que Dios me va a dar trabajo - dijo un hombre de unos cuarenta años en la reunión de los carismáticos.

- ¿Has hecho algo por conseguirlo? - le pregunté delante de todos.
- No - respondió él. 

- ¿Cómo esperas conseguir trabajo si no lo buscas?
- Es que tengo una fe muy fuerte en Dios y estoy seguro que un día de estos alguien llama por teléfono y me ofrece trabajo. 

- Recuerda la frase "Ayúdate que yo te ayudare" - le dije
- El tiene una fe suprema - me dijo con cara de pocos amigos la mujer que conducía el grupo.
- Espero que le funcione - dije yo. 

- ¡Hermanos!...Oremos porque nuestro hermano Miguel consiga trabajo y por que su fe siga manteniéndose tan férrea como hasta ahora.
- ¡Amen! - Respondieron todos menos yo.

- La virgen nos pide que también oremos por la Pachi, ya que nadie le cree.
   La virgencita ha escogido al Ecuador para protegernos y darnos su mensaje.

- ¡Gloria a Dios! - Respondieron todos y otra vez me quede callado.

Un hombre que estaba junto a mí, al ver que no respondía me dijo  muy animoso
- ¡Gloria a Dios hermano! - y me dio una palmada en la pierna. 

- ¡Por siempre, jamás, amén! - le respondí.


Otra vez la que conducía aquella reunión me quedo viendo con cara de pocos amigos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario